Cómo diseñamos nuestras rutas y viajes.

Para diseñar las rutas en moto en Two Wheels Riders Club partimos de lo que nos gusta hacer a nosotros. Son recorridos mototurísticos totalmente personalizados que diseñamos para nuestro propio disfrute y tras recorrerlos, en ocasiones más de una vez, mejoramos para que tú los disfrutes al igual que lo hemos hecho nosotros.

Los pasos para crear nuestras rutas son sencillos aunque requieren muchas horas de dedicación y de recorrer kilómetros para lograr, la que nosotros consideramos, “la ruta en moto perfecta”. Te adelanto que siempre tratamos de mejorarla por lo que lo de perfecto es subjetivo y temporal.

Toda ruta en moto se puede diseñar partiendo de cero o de un recorrido previamente trazado. Se puede realizar sobre un mapa en papel u online o mediante alguna aplicación especializada. Hemos creado rutas incluso en el móvil con Maps… no lo aconsejo. Empleemos el método que empleemos, los pasos no varían.

Lo primero es determinar la localidad o lugar de salida y el punto de llegada. ¿Cómo determinamos estos lugares? Para ello contamos con el corazón y el estómago. Si hacemos caso al corazón nos decidiremos por algún lugar por su belleza, historia o algún recuerdo propio y si hacemos caso al estómago elegiremos el lugar para degustar una comida típica o cualquier capricho culinario 😉. En otras ocasiones simplemente trazamos la ruta porque nos apetece recorrer determinada zona y nos inventamos el motivo, (en estos casos ni corazón ni estómago) y el inicio y el final vienen determinados por las horas que se tarda en realizar el recorrido en moto elegido. Esto nos lleva a dividir las rutas entre varios días.

Cuando tenemos decidido el inicio, trazamos una línea hasta el final y vamos insertando puntos de paso (waypoints): lugares que puede ser interesante visitar y/o que nos permitan descansar. Así, poco a poco se va trazando un recorrido básico, que llamaremos borrador de ruta.

Cuando ya tenemos el borrador, comienza la tarea más tediosa: buscar las peores carreteras que podamos encontrar, esas por las que no nos encontraremos con nadie y que están algo (o muy) rotas. Aquí debo hacer un inciso porque cuando la ruta es para pilotos con acompañantes, las buscamos menos sufridas.

Hasta aquí hemos utilizado únicamente el ordenador. Ahora toca recorrer la ruta en moto y comprobarla in situ. Imprimimos el roadbook o lo pasamos a un dispositivo y, si es para disfrute personal, elegimos un día, cargamos la moto con lo necesario y salimos “a la aventura”. Ahora bien, si la ruta está destinada para compartir con otros pilotos, hacemos exactamente lo mismo pero vamos adaptando la ruta en el roadbook con las modificaciones que creemos pertinentes para que sea lo más divertida posible y evitar sobresaltos a los participantes durante su recorrido; además, tenemos que pensar que pueden venir pilotos acompañados por lo que adaptamos la ruta a esta posibilidad.

Ya conocéis el complejo sistema que empleamos para crear las rutas. Nada del otro mundo. Sólo requiere muchas, muchas horas de dedicación y comprobar in situ las zonas y trazados para verificar que todo está plasmado correctamente.